Ads 468x60px

Featured Posts

-

Sobre Eurovisión y Barei

PORQUE MÁS VALE TARDE...


Sorprende esa pataleta que han cogido algunos con la (esperada y evidente) mala posición en la que quedó Barei en Eurovisión. Las encuestas de la prensa allí desplazada ya vaticinaron el desastre y solo fue necesario ver la actuación para confirmarlo. La canción era mala. La puesta en escena era mala. La fingida caída no provocaba ninguna reacción más allá de la indiferencia y la pena por no ser capaces de pensar un efecto mejor. La pantalla partida tan setentera, que también algún otro grupo utilizó, era un viaje atrás en el tiempo sin posibilidad de vuelta frente a los grandes despliegues de la escenografía de otras actuaciones que, era evidente, quedaron mejor. El festival estuvo bien. Sobró la pasarela de modelos para lucir banderitas en ropa interior que recordó negativamente a las de José Luis Moreno, la actuación de Justin Timberlake se quiso parecer al descanso de la Superbowl y pareció un postizo allí metida y la organización utilizó mejores actuaciones y más sorprendente (caso de la canción ganadora el año pasado con los peques en el escenario, el baile de los robots o el homenaje a los refugiados) en las semifinales que en la final. Y hasta los chistes suecos en vídeo sobraron. El espectacular (y costoso) escenario ayudó a que la cosa acabara con nota pero sin alcanzar el sobresaliente. Y finalmente, las nuevas votaciones fueron un lento y agónico desastre para no llegar a ninguna parte porque ya no aporta nada tragarse el carrusel de países votando, con ver los últimos votos en el que quitaron a Australia una victoria que parecía segura es suficiente. Una fórmula ideal para favorecer el pucherazo y que no mejora la anterior. Si quieren que la puntuación esté reñida hasta el final que lleven mejores canciones pero estos nuevos votos a destajo solo sirven para sospechar y mal de su intención. A ver si el año que viene lo arreglan. Y a ver si el año que viene España, tan comprensiva con cambiar de idioma, manda de una vez una canción en catalán, en gallego o en euskera, que esas sí son sus lenguas oficiales.

Barei y sus fantasmas, ¿con un corte de mangas a medio hacer?


Mikel Labastida, analista de televisión

EL EMPLEADO DEL MES DE ABRIL


ENTREVISTA A MIKEL LABASTIDA
"Los canales de la TDT son esos calzoncillos horribles que tienes al final del cajón y que solo recurres a ellos cuando no has hecho la colada y no queda otra opción"

Es crítico de televisión, pero a la vez jefe de Cultura del diario 'Las Provincias' y sus columnas y reportajes catódicos se leen en los diarios de Vocento. Además, lleva el blog 'El síndrome de Darrin' y colabora con la revista 'Vis à Vis'. Nuestro empleado del mes de abril es un vasco que casi, casi se fue 'Allí abajo' pero se quedó en Valencia, donde lleva ya, dice, "media vida".

Por TELEpatético

-¿Es usted el niño bueno de los críticos de la tele?
¿Usted cree? Es curioso observar cómo te ven los demás a través de lo que escribes, las percepciones tan diferentes que provocas… No sé si soy bueno, sé que no soy destroy. No entiendo el propósito de algunas críticas demoledoras. Tampoco soporto las que son almibaradas, súper pelotas, que también las hay. Intento mantenerme a medio camino, y si puedo escribir algo constructivo, que aporte algo, mejor que mejor. No sé si lo logro alguna vez.

-¿Qué fue antes el huevo o a la gallina? O dicho de otro modo, ¿cómo logró hacer entender a sus jefes que alguien que ve y escribe sobre tele también lee libros y puede liderar la sección de cultura de un periódico?
Mis jefes me miran raro a veces, eso es verdad… Me interesan todos los asuntos culturales. Llevo más de 15 años escribiendo en esta sección que es muy amplia. He escrito de literatura, de cine, de teatro… ¡hasta de moda! La televisión no es una excepción. Es más fácil hablar a un jefe de tele que de ópera o de danza.

"En los periódicos de Vocento nos alternamos entre varios analistas, lo cual considero que es un acierto porque de este modo el lector recibe opiniones desde distintos puntos de vista"

-Ocupa el hueco que dejó el crítico de televisión de Vocento José Javier Esparza antes de reconvertirse en presentador de Intereconomía TV. ¿Cómo se lleva eso?, ¿Qué tiene en común con él y qué de diferente?
Es curioso porque yo leía a Esparza en El Correo cuando era adolescente, en la época en que existían poquísimos especialistas en televisión. Hubo una época así, sí. No he ocupado su lugar específicamente. En los periódicos de Vocento nos alternamos ese espacio entre varios analistas, lo cual considero que es un acierto porque de este modo el lector recibe opiniones desde distintos puntos de vista. A mí me permite codearme con profesionales a las que admiro y leo asiduamente como son Yolanda Veiga y Rosa Belmonte. En mi caso me incorporé para ocupar el lugar que dejó Javier Martín Domínguez, así que hemos sido muchos los que hemos pasado detrás de Esparza.
Con Esparza, aparentemente, no tengo nada que ver, pero no lo conozco, así que no me atrevería a señalar diferencias o coincidencias. Luego suceden muchas sorpresas y concordancias que ni imaginabas. A mí siempre me ha interesado rodearme de personas muy diferentes a mí, para no aburrirme. 

-Ver series en la tele está bien visto. Ver programas, mal. Me lo explique.
Depende también de qué programas, ¿no? Los documentales de La 2 tienen muy buena prensa y Saber y ganar también. Tampoco ver cualquier serie está igual de bien visto. No es lo mismo decir que ves The Wire a ver La que se avecina. Y conste que a mí me interesan ambas, pero no se observan del mismo modo. Como no se considera igual de cinéfilo al que admira la saga Fast and Furious que al que se conoce al dedillo la filmografía de Godard. Hay mucho postureo y mucha obsesión por resultar diferente.

"Hay que leer las críticas con cierta distancia e intentar aprender de ellas. También a nosotros nos critican lo que escribimos en ocasiones"

-¿Por qué la gente se toma como algo personal que se critique su programa, serie o presentador favorito?, ¿le han enviado alguna cabeza de caballo a la redacción?
No me han enviado ninguna cabeza de caballo, pero posiblemente sí me han dejado de enviar otras cosas… Aceptar con deportividad y buen humor que alguien ajeno a lo que has hecho lo critique o menosprecie no es sencillo. A todos nos viene regular. Pero hay que leer las críticas con cierta distancia e intentar aprender de ellas. También a nosotros nos critican lo que escribimos en ocasiones. Hoy en día hacerlo por internet y de manera anónima es sencillísimo. Son gajes de trabajar de cara al público.

-Están de moda los ochenta, los noventa... y que los que escriben de la tele publiquen un libro. ¿Está ya en ello?, ¿qué contaría si se anima?
Estoy muy pluriempleado, no tengo tiempo, pero el día que empiece a volcar mis neuras monto una saga que ríete tú de Los juegos del hambre.

-¿En España cada vez se hace peor televisión, más barata y más copiona?
No. Se hace televisión con menos presupuesto que en otros países y aún así surgen productos muy dignos. Queda mucho por hacer. No debemos ser negativos, aunque tampoco es bueno lanzar las campanas al vuelo alegremente, como en ocasiones se ha hecho con la ficción nacional. ¿Cuántas veces se ha dicho eso de ‘la serie española que cambiará la ficción española? Y luego nada. Le queda muchísimo por avanzar hasta ponerse a la altura de otras industrias. Tele mala de todos modos hay en todas partes: en Estados Unidos sin ir más lejos, lo que pasa es que aquí solo llega lo más selecto.

"En España se hace televisión con menos presupuesto que en otros países y aún así surgen productos muy dignos"

-¿Los canales de la TDT son como los calzoncillos de la tele? Se cambia mucho de canales. ¿Espera algo bueno de los que llegan ahora?
En todo caso son esos calzoncillos horribles que tienes al final del cajón y que solo recurres a ellos cuando no has hecho la colada y no queda otra opción. Y no espero que de momento vayan a aportar mucho más.

-¿Por qué si los periodistas saben tanto y hasta tenemos portales televisivos monotemáticos, ¿nadie sabía ni sabe aún un carajo del nuevo canal que prepara Mediaset?, ¿por qué lo llaman investigación cuando quieren decir filtración interesada?
He leído por ahí que va a ser divulgativo… Divulgativo y Mediaset suena a oxímoron ¿no?

-Bonita forma de cambiar de tema. En este blog hay una sección llamada La cagaste… donde se publican las pifias que cometen los periodistas cuando escriben de la tele. Vale, en esta puede insultarme, desahóguese (y conste que usted nunca ha salido en ella).
¿Nunca me ha pillado una pifia? Entonces no es tan bueno como se cree…

-Sea valiente y confiese, ¿Cuándo la ha cagado, qué publicó?
No voy a hacerle su trabajo, busque, busque… Ahora en serio, creo que nunca ‘la he cagado’ a lo grande pero en tanto tiempo sí que he cometido pequeñas pifias, principalmente por despistes. Y algunas súper evidentes, esas que al día siguiente saltan a la vista en cuanto abres el periódico. Los periodistas también somos humanos, aunque a veces no lo parezca.

"Ni 'Ocho apellidos vacos' ni 'Allí abajo' me han aportado nada que no hubiese visto ya en 'Vaya semanita"

-Como vasco que es, asentado en Valencia, que no está 'Allí abajo' pero sí de camino, le voy a hacer una pregunta que le habrán hecho mil veces. ¿Qué le parece 'Ocho apellidos vascos' y 'Allí abajo'?
Las diferencias entre comunidades autónomas eran un filón que había que explotar, pero los tabúes con temas delicados y la corrección política habían impedido que se hiciese. Todavía el miedo a ofender o a que la asociación de turno envíe una nota mostrando su indignación por un personaje coarta algunos guionistas y, sobre todo, a algunas teles. Y es una pena. Por lo demás respecto a los dos títulos que me citaba no me aportaron nada que no hubiese visto ya en Vaya semanita, que, sobre todo al principio, me divertía mucho. Y que por cierto fue un programa que descubrió al ‘mundo’ que los vascos también podemos ser graciosos.

-¿Cómo acaba un vitoriano estudiando y trabajando en Valencia?, ¿se ha acostumbra a que le llamen Miquééél o sigue en la guerra?
Me han llamado Michi, Michael, Michel, Mike, así que cualquier variante es bienvenida. Yo venía de paso y ya llevo media vida en Valencia. Es una ciudad fantástica para vivir, que no ha dado de sí todo lo que puede. Aunque lo hará, estoy seguro. Y también es muy loca, pero esa cara sí ha trascendido más…

"A dos metros bajo tierra' está plagada de gente que, como nosotros (o como me veo yo), no se soporta en muchas ocasiones"

-Le alabo el gusto con 'A dos metros bajo tierra', su serie favorita. ¿Por qué es la mejor serie? ¿Qué otras favoritas sitúa en el pódium?
Me explica muy bien, siempre digo que la entregaría el pack completo de esta serie a cualquiera que quiera conocerme para que se hiciese una idea de mí… y que entendería que después no quisiera saber más de mí. A dos metros bajo tierra está plagada de gente que, como nosotros (o como me veo yo), no se soporta en muchas ocasiones, no deja de meter la pata, no aprende de sus errores, se hunde y le toca levantarse muchas veces, con lo que cuesta… La he visto varias veces y me sigo enrabietando igual, emocionando, identificando…
En esa misma línea me atrapó mucho Tell me you love me, breve, intensa, dura. Y luego soy muy de clásicos, de Sopranos a Breaking Bad, pasando por Mad Men.

-¿Es usted nostálgico, guarda o colecciona cosas relacionadas con la tele?
La nostalgia se cura a la tercera mudanza que haces y yo ya llevo casi una decena… 

"En Mediaset hay gente estupenda y en ocasiones soportan ser la diana de todas las críticas, y no todas son siempre merecidas"

-Usted trabaja en un periódico de papel y hasta tiene un blog (dos en realidad). ¿No decían que todo eso estaba muerto? ¿Nada a contracorriente o los agoreros han vuelto a fallar?
Yo soy periodista y escribo donde me pagan por hacerlo. Me intento adaptar a los formatos y soportes, cuantos más haya mejor para mí y para todos. No entiendo a los agoreros, ni la obsesión de algunos por enterrar espacios, formatos y medios donde poder desempeñar nuestra labor. Lo que hay que hacer es buscar la manera de poner nuestro granito de oro para que sigan sobreviviendo cuantos más mejor y de manera digna, eso sí.

-La última: ¿Mediaset le sigue o le persigue en Twitter?
Ja ja ja. En Mediaset hay gente estupenda y en ocasiones soportan ser la diana de todas las críticas, y no todas son siempre merecidas. Los errores en los que ellos incurren cuando los cometen otros se tratan de otro modo, con mayor benevolencia.


LA FICHA
-Nombre y apellidos: Mikel Labastida
-Lugar y fecha de nacimiento:Vitoria
-Primer recuerdo televisivo: El primero está difuso pero sí recuerdo la serie ‘V’ como una de las primeras veces que este aparato me atrapó y emocionó.
-Qué le hace apagar la tele: Que me surja un plan mejor. Por indignación o por furia la apago pocas veces. A veces se le da demasiada trascendencia a lo que sucede en ella y no es para tanto. Aprietas el off y se acaba.

Felicidades, TP

EDITORIAL


Felicidades, TP.
Compartimos iniciales y lectura desde hace muchas, muchas semanas. No 50 años, porque no tengo tantos. Pero sí los suficientes para haber conocido tu mejor época. Y fue tan buena que todavía hoy sigo ahí, acudiendo cada viernes al kiosco en vuestra búsqueda. Es verdad que vivís un poco de las herencias, de la nostalgia. Porque fuisteis tan, tan buenos, que muchos nos hemos resistido a abandonaros pensando, ingenuamente quizás, que un día volveréis a ser la guía de televisión tan completa que fuisteis. Hoy ni siquiera incluís todos los canales gratuitos, ni siquiera toda la programación de cada canal, ni una simple sección de crítica de las películas para ayudar al lector a elegir. Errores gravísimos. Y aún así conserváis un montón de compradores. Fijaos qué bien lo hicisteis. Habéis hecho un número del 50 aniversario muy bonito. Con poca historia de TP y más de los personajes televisivos que os han acompañado este tiempo. Había ganas de celebración, de un buen número, de ver mejorar la revista. Ojalá no se quede en el espejismo de una semana. Ojalá con los 50 cojáis fuerza y volváis a ser la revista que fuisteis y que tanto deseamos que volváis a ser. Felicidades, TP. A todos y cada uno de los que han formado parte de esta historia durante todos estos años. A los que estuvieron, a los que están y a los que estarán. Se os quiere, y  conseguir eso a través del papel no es nada sencillo. Felicidades.

TELEpatético
El blog más patético de la tele


La Sexta se pone más verde

EL LOGO PRESCINDE DEL COLOR BLANCO TRAS 10 AÑOS



Sin las líneas blancas el logo de La Sexta se queda muy verde. Sí, se ve más moderno. No, no me horroriza del todo. Pero tampoco me gusta más que el anterior, que es lo que debería conseguir cualquier nueva imagen. Me pasó con el de TVE. Me pasó con el de la revista TP. Dos marcas legendarias que con sus nuevos logos no transmiten apenas nada. Y ahora llega este cambio de La Sexta coincidiendo con su décimo aniversario. Y lo veo muy verde. Y en pantalla, muy grande comparado con el anterior. Pero oh, sorpresa, al ver el nuevo logo plasmado en los micros, volviendo a jugar con los colores verde, y blanco aunque ya sin líneas, me ha convencido más que la mosca que sale en pantalla.

La Sexta ha cambiado de imagen coincidiendo con sus diez años de vida. La tele arrancó con ganas de humor y jarana, y ha terminado como referente informativo de las citas importantes (elecciones, casos de corrupción, Papeles de Panamá...) prueba de que la política da risa. El pasado domingo (el cumpleaños les cayó en Semana Santa y han preferido posponer las celebraciones) no hubo gala (ellos ahora son modernos) y pusieron en pie un programa especial con el sello La Sexta (esto es con mucha voz en off, canutazo a gente normal de la calle y algunos cortes con declaraciones de famosos hablando de lo suyo) y lo que nos dejó claro es que, pese a la fusión/absorción con Antena 3, el canal ha sabido mantener sus joyitas (El Intermedio, Salvados) pero no ha conseguido todavía poner en pie un recambio digno a aquella maravilla (qué gozado verlo otra vez asomar en pantalla) que fue Sé lo que hicisteis... Es su asignatura pendiente.

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

No se vayan todavía, aún hay más...