Ads 468x60px

Featured Posts

-

Felicidades, Manel Navarro

Eurovisión. La final







Felicidades a Manel Navarro, el representante español de Eurovisión. Fue el único artista capaz de predecir en directo los puntos que iba a obtener de toda Europa y hasta lo marcó con sus deditos: 5 puntitos en números romanos, Qué listo él. Felicidades también a él por ser fiel a sus principios. Se puso gallito cuando ganó ser el elegido haciendo un corte de mangas al público que mostraba su malestar con gritos de tongo y se puso gallito (de otra manera más cantarina) cuando perdió al quedar el último (qué otra cosa sino) el sábado en Eurovisión. Justicia poética, lo llaman algunos. Karma lo llaman otros. Un festival que le quedaba enorme, en cualquier caso. 

O Xavi Martínez y Virginia Díaz, los superlistos locutores que le impusieron a la elección del público, no tienen ni idea de música o los 41 jurados profesionales de 41 países distintos no han comprendido el concepto rompedor de llevar a Eurovisión un tipo y una canción más propia de ser interpretada durante la fiesta de fin de curso del colegio que ante una audiencia de 200 millones de personas.

Felicidades a Manel Navarro porque ya no se tendrá que rapar el pelo, como había prometido si quedaba primero mientras la gente que estaba a su lado reprimía las carcajadas. Felicidades a Manel Navarro porque ha quedado en la posición más baja de toda la historia de España en Eurovisión. Felicidades a Manel Navarro por convertirse en un chiste que ha provocado más risas que el mismísimo Chikilicuatre pero con la mitad de audiencia y menos, muchísimos menos, votos. 

España acudió a Eurovisión en plan cateto, con una pésima canción y peor cantante y una puesta en escena, contratada a un tipo que dicen es muy listo y sabe mucho de esto, que rellenó las pantallas de tópicos absurdos y tablitas de surf que aparecían y desaparecían en una muy currada animación digna del powerpoint con el que Manel Navarro se presentó en TVE para ser elegido. Ha mantenido su esencia. Entonces él dedicó a todos un corte de mangas, los europeos ahora se lo han devuelto a él, pero multiplicado por 200 millones hundiéndole en el último puesto. Felicidades, Manel Navarro porque has obtenido lo que merecías en este festival, que no es poco premio.

[Eurovisión se emitió el sábado por la noche en La 1]

TVE le quita el romanticismo a Eurovisión

Segunda semifinal. Sin pedida de boda por ir a publicidad









TVE lo ha vuelto a hacer. El canal público sin anuncios, o eso dicen, interrumpió la segunda semifinal de Eurovisión para irse a publicidad. Sus espectadores pudieron ver otro montón de anuncios promocionales de relleno pero se quedaron sin ver la pedida de matrimonio que le hizo, por sorpresa y en directo, su novio a Jana Burceska, la cantante de Macedonia. Ya en la final del año pasado les ocurrió lo mismo y dejaron a los espectadores sin ver el divertido intervalo, una muy aplaudida actuación en la que parodiaron algunos de los momentos más célebres de la historia de Eurovisión. 

Al margen de la enésima (y me temo que no última) metedura de pata de TVE, la segunda semifinal cumplió con el trámite con toques folclóricos y sin grandes momentos más allá de la actuación de algunos países. Lamentablemente son pocos los que saben ya qué hacer con semejante pantallón y este año mucho, demasiados, han recurrido a la solución facilona de que se vea en ellos a sus intérpretes a tamaño gigante. Pero hubo un par de actuaciones muy trabajadas y sorprendentes y un jugoso adelanto de la actuación francesa del sábado también con espectacular puesta en escena con un París nocturno de fondo a toda velocidad. A todo esto, fue paradójico que siendo el francés la segunda lengua en la que hablan en Eurovisión tuvieran que entrevistar en inglés a su cantante.

Tras la segunda entrega me siguen asaltando dos dudas. ¿Qué le pasa al realizador? y dos, ¿no podría disimular un poquito José María Iñígo de que no le apetece nada que le pongan a su lado a Julia Varela? 

[Eurovisión se emite el martes y jueves en La 2 y el sábado en La 1]

Pintas menos que el jurado de Fantastic Duo

Bien por Nuria Roca, pero no he entendido nada




Acabo de ver Fantastic Duo. Vale, lo reconozco. Ha sido por Nuria Roca. Que tenía yo ganas de volver a verla en televisión. La cosa va tal que así: cuatro cantantes famosos cantan una canción con tres fans y luego el cantante elige quién le parece mejor para que le acompañe en un dúo final, y así los cuatro. Al final el público decide quién ha hecho la mejor actuación. ¿Y qué pintan Esther Arroyo, Secun de la Rosa, Bibiana Fernández, Marta Máquez, Tony Aguilar y Giuseppe Di Bella? Pues hacer bulto y sobreactuar, sobreactuar mucho, todo muy absurdo. Como que un fan de Camela vaya a cantar con ellos y acaban cantando el Corazón Partío de Alejandro Sanz, o que Roko cante por Adele, que sale más barato que llevar a la artista original, claro.

No me ha quedado claro si volveré a verlo, pero lo que sí tengo claro es que no hace falta tanto relleno, tanto tiempo alargando el suspense de los tres anónimos que eligen ente los que han mandado los vídeos porque ni lo conocemos y lo único que consiguen es que acabes dando una vuelta por el resto de canales y luego tardes en volver. ¿Será en ese momento cuando el jurado, o los colabores o lo que sean esos seis han aportado algo? Misterio.

[Fantastic Duo se emite los miércoles a las 22.40 h. en La 1]

Eurovisión con repetición

Eurovisión 2017. Primera semifinal




Fría primera semifinal con demasiadas repeticiones. ¿Es necesario que los intérpretes repitan las mismas actuaciones que cuando fueron elegidos en su país para luego repetir el sábado la actuación de la semifinal? El festivalero festival que este año fabrica Ucrania (100% libre de Rusia tras la lamentable polémica) volvió al escenario redondete y la pantalla gigante de una pieza para la que cada vez parece haber menos ideas. Aun así el espectáculo mereció la pena, aunque la realización dejó bastante que desear y desconcertó el orden elegido que sí alteró el producto: Jamala, la cantante ganadora del año pasado, quedó relegada al intervalo, al igual que el clásico vídeo en el que recopilan los 12 puntos que le dieron los distintos países el pasado año. 

Al final, cumpliendo el expediente, y tras una noche repleta de cortes publicitarios, pusieron un minutito de la canción española y dieron ganas de llorar y un poquito de vergüenza también, pero se pasaron al ver al italiano, Francesco Gabbani, gran favorito de esta edición. Eso sí, una pena que vaya a repetir hasta el vestuario de San Remo, aunque el gorila parece ahora más logrado y baila más, y al público se le notaba entregado en ensayo. Será un buen ganador. Pero hay una duda que me inquieta: ¿Y si cuando la cague el sábado Manel Navarro con esa mala actuación todo el mundo allí presente le dedica un corte de mangas, como el dedicó al público el día de su elección? 

[Eurovisión se emite martes y jueves en La 2 y el sábado en La 1]

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *