Ads 468x60px

El violinista que enamoró a Europa

[1eurovision2009g.bmp]

Alexander Rybak es el nombre del joven representante de Noruega que a sus 23 años recién cumplidos se ha convertido en el ganador de Eurovisión 2009 con una diferencia abismal respecto al resto de competidores. Tanta que desde la primera votación quedó claro que el triunfo era para este joven violinista que ha enamorado a Europa con su canción Fairytale. Convenció en la semifinal y ha arrasado en esta gran final en la que Soraya, la representante española, se ha tenido que conformar con el penúltimo puesto, muy por debajo de la parodia del tan criticado Chikilicuatre que el año pasado logró el puesto 16, ocho escalones por encima de la chica Poyeya, que se ha tenido que conformar con el puesto 24.

Rusia, país anfritrión ha huido de estereotipos y ha conseguido levantar el Festival de Eurovisión más espectacular de la historia con invitados de la talla del Circo del Sol en un escenario de última tecnología tan grandioso como impresionante y versatil que, como ya se vio en las dos semifinales, permitía crear una atmósfera completamente diferente para cada actuación. Una huida en toda regla hacia delante para dejar atrás el frikismo de los últimos años y recuperar el valor de la música sin perder de vista el espectáculo.

Y no es que Soraya lo hiciera mal,
la chica salió entregada y defendió muy bien su tema. Pero el problema sigue siendo el de siempre, una canción sin personalidad que llega a destiempo a un Festival que ha ganado de calle el chico del violín con un tema personalísimo con identidad propia que, sin embargo, ha funcionado y ha gustado, y mucho, al resto de países. La Poyeya puso en escena todos los estereotipos de la frivolidad en un festival en el que se apostó en algunas de sus mejores canciones por lo comprometido, como en ese magnífico tema de la reconocida cantante israelí Noa acompañada de Mira Award, de origen palestino.

Buen estreno, además, el de Joaquín Guzmán en las tareas de comentarista que ha resultado una grata compañía huyendo en todo momento del protagonismo, hablando lo justo, aportando información válida y precisa en cada actuación y sabiendo callar a tiempo para no pisar ninguna canción. TVE por fin ha encontrado su nueva voz para Eurovisión y merece volver a retransmitirlo el próximo año. Y para quien no la haya escuchado todavía o quiera volverla a oír ahí va la canción ganadora de la mano de Alexander Rybak (una vez que le des al play pulsa en HQ para verlo con una magnífica calidad de imagen). Felicidades, campeón.

[El Festival de Eurovisión se emitió la noche del sábado en La 1]

7 comentarios:

Mr. Samper dijo...

La actuación de Soraya fue bastante triste: Las coristas corriendo por aquí, los bailarines quietos porque tenían que coger el pañuelo para el “truco de magia”, ella con cara de mala uva porque se daba cuenta de que la realización no era la esperada. Un caos sin sentido, vamos.

La guerra de los medios dijo...

Vamos a ver yo no digo que la canción de Soraya fuera la mejor porque efectivamente no lo era pero para mi desde luego no merecía un penúltimo puesto hubieron países que lo hicieron muchísimo peor por ejemplo Turquía que ella directamente no cantaba,gritaba y su puesta en escena era mala y aún así jizo un TOP5.
Después la actitud de TVE a sido vergonzosa,yo me retiraría del festival porque para gastarme dinero en algo que no me interesa...

PD:Estudio 1º de Bachller
PD2:¡Me gusta el cambio de blog! :)

Ruth dijo...

Si es que España no acierta ni a la de tres. Igual es que no quieren acertar. A mí me sabe mal por la Poyeya porque la chica se lo toma en serio y es muy trabajadora, pero eso de que Almudena Cid le prestase el vestuario...,.

Prol dijo...

Yo tengo una duda. ¿Por qué sonaba tan bien su violín cuando el tío corría por el escenario sin ningún tipo de micrófono y con las cuerdas rotas?

¿Alguien ha dicho playback? HUmmmmmm

TELEpatético dijo...

-Mr. Samper, quedó claro que lo del pañuelo era un truco de magia. La verdadera magia hubiera sido lograr la victoria.

-La guerra de los medios, queda claro que para gustos, colores. La actuación de Soraya no fue mala pero queda claro que no gustó en Europa, al menos no tanto como las otras 23 que se pusieron por delante. No hay que darle más importancia de la que la tiene. Otro año irá mejor... o peor, que aún hay margen.

-Ruth, jajaja. Le fató Christian Gálvez o decir Pasapalabra cuando le tocaba salir a actuar.

-Prol, pero qué malo eres. Uno, el hombre llevaba un micrófono robotizado e invisible que le seguía allí dónde brincaba. Dos, las cuerdas no estaban rotas, lo que viste son como unos hilillos de plastilina que confundiste con cuerdas rotas. Y tres, ¿playback? ni en los programas de Gestmusica ni en los de Moreno se llamaba playback a lo evidente, pues aquí tampoco, oiga.

Anónimo dijo...

Joé, pues a mí me gustaba la canción y la actuación, aunque lo he visto en otros programas porque paso de tragarme Eurovisión. La verdad es que veo una pérdida de dinero, tiempo e ilusiones seguir yendo a ese concurso. Me hizo mucha gracia cuando estuvimos en UER, la Asociación Europea de Radiodifusión, que nada más comenzar la charla, el señor, uno de los jefes, dijo muy orgolluso, "Nosotros olos que hacemos el concurso de Eurovisión". Como es lógico los 15 periodistas nos empezamos a descojonar por lo bajini. Deben ser los únicos urgullosos del festival junto con los lobbies del Este, nórdicos y pocos más.

Almoraima

PD. Joder que no sé como puedo entrar con mi niky mira que lo he intentado. Con lo torpe que soy me complicas las cosas. Ya te pillaré, Telepatético xD.

TELEpatético dijo...

-Almoraima, mira que reiros del señor de la UER, jajaja. Bueno, la verdad es que Eurovisión poco a poco va recuperando el esplendor perdido. La prueba es que ya no lo arrinconan en La 2 y sus escenografías y el pastón que se dejan son dignas de mención. Otra cosa son las canciones y este año comentan que ha habido nivelón.

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *