Ads 468x60px

Feliz 2009 (pasado por agua), otra vez

[0freixenetg.jpg]

Se rompe la tradición. Este año no habrá anuncio de Freixenet para felicitar la Navidad y el nuevo año. En su lugar, la compañía de cava catalana reciclará varias tomas que les sobraron del anuncio anterior y grabará un nuevo final que sirva para desear un feliz 2010. De esta manera, el equipo de natación sincronizada repite papeleta y aspira, si la cosa no mejora, a convertirse en burbujas eternas... Queda por saber si el anuncio reciclado será respondido igualmente por los consumidores reciclando también viejas botellas de cava de años anteriores olvidadas por los armarios o pasándose a marcas más baratas. Porque el mensaje de Freixenet apretándose el cinturón es una invitación a desoír los consejos de quienes insisten en que el final de la crisis está a la vuelta de la esquina y toca volver a la normalidad.

Ya las navidades pasadas muchas ciudades debatieron sobre la conveniencia, o no, de gastar en iluminación navideña o apretarse el cinturón y muchos optaron por alegrar la vida a sus ciudadanos e iluminar, incluso más de lo habitual, sus calles para dibujar una sonrisa y un mensaje de esperanza, que para tristezas ya está el mundo lleno. Este año el gran anunciante de la Navidad nos deja sin uno de los anuncios más esperados del año olvidando, quizás, que a veces es más importante la creatividad que el dinero a la hora de hacer un buen anuncio. Y en este país abunda la creatividad.

Habrá que ir acostumbrándose, porque ésta no es la primera vez que Freixenet nos deja sin anuncio navideño en televisión. El pasado 2007 Freixenet se marchó a las grandes pantallas de cine y las pequeñas de internet a estrenar su corto publicitario realizado por Scorsese desatendiendo a su fiel audiencia televisiva y a un medio que siempre le ha tratado tan bien. Sólo dos años después, Freixenet opta por repetir anuncio. ¿Es el fin de una época? Aunque la marca haya conseguido que se hable de ella en los informativos habrá que ver qué factura se cobra esta decisión tanto en ventas como en imagen porque Freixenet se convierte en algo así como la marca que robó este año (el anuncio de) la Navidad. Y no hay muchos asesores de imagen que sean capaces de levantarlo en poco tiempo.

Una campaña cediendo el protagonismo a gente anónima lanzando el mensaje de que este año de crisis ellos han sido los verdaderos protagonistas hubiera resuelto por muy poco dinero la papeleta. Y se me ocurren otras 300 ideas más. ¿Cómo es que a ellos no?

4 comentarios:

Ruth dijo...

Yo tampoco lo entiendo, la verdad.

Alejandro dijo...

Muchas gracias, veo que compartimos pasión televisiva así que ya estamos unidos por Santa Tecla, patrona de TVE.
Saludos y ya nos iremos comentando :)

Alain dijo...

Si la vida fuera un capítulo de Ally McBeal ya estábamos plantándoles una demanda por robarnos el espirítu navideño...ya solo falta que quiten Cortilandia y se acabó la Navidad ;)

TELEpatético dijo...

-Ruth, no cabe duda de que la cuestión de fondo es el dinero y la repercusión que pueden conseguir pero es una equivocación como una casa.

-Alejandro, gracias por la visita. Tu blog me ha sorprendido muy gratamente. Nos comentamos.

-Alain, noooo Cortilandia no, ¿a qué fachada voy a mirar yo entonces cada Navidad? jejeje. Saludos!

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *