Ads 468x60px

¡Estás despedido!



La frase de arriba aparece en la página principal de la web de Lluis Bassat y es totalmente aplicable a su programa, El Aprendiz. Una buena idea que ha sido fácilmente despreciada por la audiencia, pero también por La Sexta, que es quien tenía que haber mimado el programa y no lo ha hecho.
.
He tardado en decir esto porque el programa me dejó muy descolocado en su estreno pero con buen sabor, y aunque no acostumbro a perseguir a los programas por la parrilla televisiva mientras la cadena en cuestión juega al gato y al ratón con El Aprendiz he hecho una excepción. En el primer programa me quedó muy claro que no me identificaba con esa panda de tiburones narcisistas y que incluso más de uno me quitaba las ganas de ver el programa. Tampoco me convencía la parafernalia que rodea a las apariciones de Bassat, a quien veía mucho más distante y frío que en sus libros. Pero las muy diferentes y variadas pruebas y, sobre todo, la resolución final de cada programa en la que Bassat, con la ayuda de sus dos consejeros, analiza y pone en evidencia los errores de ambos equipos es una parte que compensa todo lo demás y he acabado enganchado y deseando que haya una segunda temporada.
.
Nunca he considerado El Aprendiz un programa de grandes audiencias, pero es cierto que La Sexta ni siquiera ha sabido darlo a conocer al público potencial al que se dirige, joven y urbano (precisamente el público mayoritario de la cadena). Y ahí ha estado el gran error. Nos han vendido como un reality las escenas episódicas de las pruebas que tienen aire de serie de ficción que otra cosa, mientras los aterradores ojos de la realidad y las gotas de sudor que se deslizan por el gaznate se asoman al final de cada programa, cuando unos se enfrentan al despido mientras otros disfrutan de su recompensa.
.
Resumiendo, y poniéndome en el pellejo de Bassat, si hubiera que buscar un responsable de este fracaso (si se puede considerar así su discreta audiencia), habría que hacer dos grupos. Por un lado, los responsables del programa. Por el otro, los responsable de La Sexta, encargado de promocionarlo. Y se me antoja que el despedido debería de salir de este segundo grupo. De emitirse en Tele 5, es posible que hoy tuviéramos un éxito de audiencia pero también está claro que en lugar de Bassat tendríamos al frente a una marioneta como Risto Mejide, si vamos por la opción baratilla, o un Mario Conde o un Ruiz Mateos si vamos a por el fichaje estrella. Quizás algún directivo travieso, tras leer estas líneas, intente hacerse con los favores de alguno de ellos para llevarse el formato a su cadena, aunque ello suponga perder lo mejor del programa, Lluis Bassat.
.
[El Aprendiz se emite los domingos a medianoche en La Sexta]

11 comentarios:

Alain dijo...

Pues yo creo que es mi reality favorito ahora mismo...me encanta cuando la secretaria dice "¿si, señor Bassat? Ahora mismo...ya pueden pasar"...genial, genial...estoy entre Natalia y la otra que no sé cómo se llama...he dicho.

Ruth dijo...

Totalmente de acuerdo. A mí el programa me parece que merece mucho la pena, pero laSexta se lo ha cargado impunemente, ellos sabrán por qué.

Alejandro dijo...

A mí es que los realities me aburren soberanamente y éste es uno de ellos, todos los concursantes cumplen el mismo patrón aunque sean programas distintos, todos quieren ser protagonistas y la discusión salta a la mínima y me pone muy nervioso ver discutir a la gente a gritos y sin argumentos de fondo.
Y hombre, sobre lo que dices en mi blog... a mí sí me parece preocupante que espacios inteligentes no quedan en la parrilla, ¿no?
Un abrazo.

jorge smg [Hakul] dijo...

Alejandro, qué gran error generalizar sobre un programa que no has visto. Yo sí he visto varios programas de este reality y estos concursantes no se han puesto discutir a gritos ni una sola vez. Precisamente como el objetivo de este programa es obtener un puesto de trabajo, la gente se comporta como lo haría en ese entorno y, por tanto, no les veras discutir acaloradamente, ni faltándose el respeto porque saben que se juegan su posible puesto de trabajo.
Eso sí, como en la vida real sí hay participantes que quieren ser protagonistas, porque confunden el ser buen profesional con "hacer ruido" para destacar (negativamente). Pero la gran diferencia es que estos no buscan enriquecerse siendo famosos de TV, sino enriquecerse TRABAJANDO.
Ahora que me he despachado a gusto, digo que a mi también me ha gustado el programa y que ya lo había seguido previamente en su versión americana, aunque me gustaba menos que la española. Supongo que era por el carácter de los participantes de EEUU, no me identificaba con ninguno.

AgenTV dijo...

El programa en sí ni me gustó ni me dejó de gustar. Un concurso que podría estar bien pero que no enganchaba demasiado por ese afán de "es un reality pero no basura como los de Telecinco". Y blanqueando, blanqueando le quité la gracia... Para colmo laSexta no aguantó ni 3 programas antes de empezar a moverlo y bailotear con él por toda la parrilla. Fracaso al canto. Pues con su pan se lo coman.

Alain dijo...

Oh Cielos...32 carapollos ya...adiós juventud...acabaré siendo un telepatético viejuno...no es justo...¡¡Pero tan contento con mi pack de los lagartos!!!!! ;P

Alejandro dijo...

Jorge smg, sí que he visto el programa sino no podría opinar sobre él. Cierto es que Bassat no pega ni un grito y es un personaje televisivo con un potencial tremendo, de hecho sus discursos finales son oro puro e invitan a la reflexión pero sí que ha habido gritos y muchos, no recuerdo los nombres de los concursantes en este momento pero precisamente aquel que se fue del programa voluntariamente intentaba imponer su supuesta autoridad a gritos con frases gloriosas como "esto es lo malo de trabajar con Juniors". También estoy de acuerdo en que aquí al menos trabajan pero, en mi opinión, comete el mismo error que otros reality en los que hay un objetivo concreto que los guionistas intentan vestir con cosas absolutamente innecesarias pero supuestamente muy televisivas.
En todo caso, no pretendo que mi criterio sea el más acertado eh, sólo expongo mi parecer y desde luego me parece estupendo que a tí te guste el programa, ¡sólo faltaba! Si echas un vistazo a mi blog ya verás que me gustan cosas mucho más rarunas y criticables ;)
Saludos.

TELEpatético dijo...

-Alain, sí señor Alain cuanta razón tienes. Hay cosas de este programa que son ya míticas. Pena que se acerque al final. Queremos una segunda temporada con Bassat!!!

-Ruth, pues más vale que lo sepan porque como haya sido "sin querer" es para darles.

-Alejandro, bueno, a mí también al principio que costó entrar porque había cosas que no que encajaban pero sólo por los consejos de Bassat merece mucho la pena. Y sí, es preocupante que queden muy poquitos programas inteligente o que no traten a los espectadores como gilipollas y mira por dónde, este programa trata al espectador con respeto.

-Jorge smg, ¿y con estos sí te identificas? Yo la verdad es que no he acabado de identificarme con ninguno. De hecho, miedo me dan todos, al menos los que quedan (tiburones).

-AgenTV, no te falta razón en el paripé que ha hecho La Sexta al no saber cuidar esta joyita televisiva.

TELEpatético dijo...

Suma y sigue...

-Alain, pues felicidades desde aquí. Si te han regalado la serie V (la vieja) y te ha hecho ilusión es que sí, que ya eres viejuno ;)

-Alejandro, bueno, bueno, si uno echa un vistazo a tu blog no sé si verá cosas rarunas porque todo son grandes clásicos televisivos de ayer y hoy ;)

Alain dijo...

Digamos que me lo he auto-regalado más bien, ains...pero me ha hecho la misma ilu que si me lo hubiera regalado otro, jeje...qué telepatético todo, ¿no?

TELEpatético dijo...

-Alain, V es una serie grande, muy grande. Una serie de culto, aunque ahora canten más que nunca los efectos especiales sigue teniendo su gracia, con o sin pegatinas. Por cierto, yo tengo las pegatinas ;)

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *