Ads 468x60px

Nueve, el octavo pasajero

EL FEO CANAL DE MEDIASET ESPAÑA 

Nueve, el último canal de Mediaset España (los papás de Tele 5) que se ha puesto en marcha es un absurdo sin interés. Si ya es pretencioso (y absurdo) que una corporación con ocho canales ponga justo el nombre de Nueve a su octavo canal aún más absurdo es convertirlo en un cansino monográfico de repeticiones de Yo soy Bea y De buena ley sin orden ni concierto, a todas horas consiguiendo que tropezarse con ese canal sea una invitación a arrastrarlo al final de la lista, justo donde estaba la teletienda que ocupaba esta frecuencia. Nueve busca ser la competencia de Nova de Antena 3 pero en versión low cost (sí, aún más low cost de lo que ya es Nova) a la espera de convertirse en un contenedor para emitir tropecientas horas en directo (menos cuando ocurre algo interesante) de la 14 edición de Gran Hermano que arrancará muy pronto como ya rezan sus previsibles promos hablan de su predecible "nada será igual" y bla, bla, bla... Ni siquiera eso es nuevo, cuando Tele 5 se hizo con Cuatro y su paquete de canales de TDT y echó el cierre a CNN+ montó justo ahí el canal Gran Hermano, que luego, al término de la edición, se convirtió en Divinity. Ahora Tele 5 da un paso atrás y recupera su canal monográfico para el reality y mientras tanto pone en marcha un canal llamado Nueve, que no es otra cosa que La Siete, el canal de las repeticiones de Tele 5 pero aún más limitado, solo con dos programas en la parrilla para rellenar cada jornada, síntoma evidente de que a Mediaset España le sobran los canales y que este absurdo de que una empresa que tenía un canal, Tele 5, pase ahora a tener ocho canales no es otra cosa que un cierre de puertas a la competencia y mantener un duopolio que asusta. Falta por legislar la calidad de los canales, el tiempo que deberían dedicar a producción propia original y hasta una inversión mínima requerida para que se renueven las licencias. Tener canales para repetir viejos programas o alternar solo la emisión de dos para rellenar después las horas, como hacen en Tele 5, Antena 3, Neox y demás canales convirtiéndose en un casino no es ni de lejos la función que debe tener una televisión, privada sí, pero que debe cumplir unos requisitos legislados por la Administración pública para renovar sus licencias. Que una cosa es estar en crisis y otra muy distinta permitir lo que se está permitiendo aquí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y como no, en TP ni rastro tampoco de esta cadena. Sería muy útil una revista que te detalle la programación de tantas cadenas, pero no les da la gana ni de adecentar la programación de las que publican...

TELEpatético dijo...

-Anónimo, cierto. Es algo impensable en otro países pero aquí pasa. La falta de competencia hace mucho y hoy por hoy las revistas de televisión no tienen competencia porque pertenecen a la misma empresa. No se dan cuenta de que se tiran piedras a su propio tejado porque su gran competencia es internet y la guía epg de los televisores.

Anónimo dijo...

Fíjate que este año ni tan siquiera hay noticias de los TP de Oro. Esto está acabado...

TELEpatético dijo...

-Anónimo, esperemos que no estén acabados, pero es muy triste que la publicación no dé ninguna explicación a sus lectores, a los que debe, cuanto menos. En eso TP ha perdido muchísimo, antes sabía conectar muy, muy bien, con sus lectores. Desde hace años ya no, y es una pena que deberían estudiar y evitar los directivos de la empresa.

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *