Ads 468x60px

El relaxing cup de Ana Botella en 'El Debate de La 1'

ORIOL NOLIS NO EVITA LA SENSACIÓN DE MITIN DEL PROGRAMA

 



"Señora Botella, ¿será usted la candidata de su partido a la alcaldía de Madrid en las próximas elecciones municipales? No creo que este sea el momento, estamos ahora en otra cosa, este no es el momento de decidir los candidatos". Fue la primera pregunta y la primera respuesta de la nueva etapa de El Debate de La 1 con Oriol Nolis a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, antes incluso de saludar a los espectadores. Toda una declaración de intenciones, la de no molestar al invitado y pasar a otra cosa, en este caso la "bajada de impuestos" anunciada por Botella, que fue ya la segunda pregunta. Oriol Nolis no busca respuestas, solo cubrir el expediente de las preguntas. No es incisivo y no le importa que no le respondan. Y es una pena porque estuvo correcto en su papel de moderador de El Debate de La 1, no así en el papel de entrevistador. Afortunadamente, el equipo de tertulianos (parte de él, al menos) acabó haciendo su trabajo y retomó la pregunta inicial a Botella en otros modos y maneras menos complacientes para la alcaldesa que forzaba su sonrisa cada vez que se sentía incómoda y sonrió mucho una vez que Nolis dejó de preguntar y pasó el testigo a los compañeros de mesa.

El Debate de La 1 fue el mejor relaxing cup que Ana Botella se pudo tomar sin necesidad si quiera de acudir a la atestada Plaza Mayor y el programa se convirtió en algo así como El Mitin de La 1, donde la alcaldesa acudió para contar su película sin que apenas pudiera ser rebatida hasta los últimos minutos, donde pese al poco tiempo que quedaba, se contextualizaron buena parte de sus declaraciones y de la "letra pequeña" de lo que alguien, Arsenio Escolar, etiquetó, nuevamente provocando su sonrisa forzada, como "promesas electorales".

¿Cómo se puede propiciar un debate reducido a un mitin inicial es la pregunta que tendría que responder su nuevo presentador y a un posterior análisis en el que ya sabemos de antemano lo que va a opinar cada tertuliano (algunos de ellos omnipresentes en todas los programas y cadenas) antes siquiera de que abra la boca? La escasa audiencia que ha tenido el estreno de esta nueva etapa pese a estrenarse con un personaje tan mediático y de actualidad como es Ana Botella refleja fielmente la pérdida de valoración y credibilidad que, al igual que los informativos de TVE, está padeciendo este Debate de La 1. No estaría de más para próxima entregas que su presentador se interesara un poquito más en conocer la respuesta a las preguntas que formula y no hacer un pasapalabra tan rápido sin importarle lo más mínimo que no le respondan o que cuando lo hagan le vendan la moto y ni se dé cuenta.

[El Debate de La 1 se emite los jueves a medianoche en La 1]

No hay comentarios:

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *