Ads 468x60px

Quiero un jefe como tú

EL JEFE INFILTRADO DE LA SEXTA, UN CUENTO IRREAL








A ver. Te viene un tipo a aprender el oficio a tu pizzería. Le abres tu casa, le presentas a tu mujer y de paso le cuentas que tienes que ir a Cáritas para comer.Vale, la capacidad de El jefe infiltrado para sacar momentos lacrimógenos no tiene precio. Aunque todo quede forzado e irreal. Están todos los personajes como etiquetados, y de paso te los ponen en el rótulo para que no te pierdas. Los trabajos son decepcionantes, los compañeros, como los vecinos del portal, ni se conocen ni han pisado muchas veces la casa del otro pero aquí la gente se abre al primero que llega y sabiendo que hay una cámara delante que supuestamente acompaña al nuevo para hacer un reportaje sobre él. No le cuentas a nadie que vives en la indigencia pero joder, vamos a contárselo al nuevo con pintas de rarito que viene con unos tipos con cámara para que lo graben y se enteren los vecinos.

Será que ya he visto la versión americana, será que la española sigue milimétricamente esos momentos de lacrimógenos y de conflicto, será que el reparto final de premios (viajes en crucero y becas estudio para todos) suena irreal y nada propio del mercado laboral actual. Pero pese al gran éxito de audiencia de su estreno, El jefe infiltrado me pareció más ciencia ficción que cualquier melodrama de fin de semana, aunque no quito que sea una buena promoción para las marcas en cuestión. Yo mismo me quedé maravillado con que todo sea tan artesanal en esa pizzería y hasta me puse a buscar en la web sus precios para ver cómo podían sostener eso. Me fascinó la preocupación porque en una empresa de entrega de comida rápida no quieran que sus motoristas corran por la carretera y me acordé de esas veces que un pizzero casi me atropella en la acera y que jamás he visto a ninguno corriendo escaleras arriba para no esperar el ascensor. No sé si en la tele daban el mismo programa para todos o en mi televisor El jefe infiltrado estaba fusionado con una telenovela porque todo me resultaba tan irreal y con tanta impostura que se me quitaron las ganas de ver más. Y aún así seguí con el segundo capítulo, ese en el que el jefe comparte cabina de camión de la basura con dos fumadores empedernidos a los que luego felicita pese a la prohibición de fumar. Ayyyy qué bonita es la tele y qué jodido el mercado laboral de verdad.

[El jefe infiltrado se emite los jueves a las 22.00 h. en La Sexta]

No hay comentarios:

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *