Ads 468x60px

Antonio Rico, crítico de televisión

EL EMPLEADO DEL MES DE OCTUBRE


"Acepto que mis columnas pueden estar bien escritas porque llevo más de 9.000"


Es nuestro primer empleado del mes. Es un crítico de televisión que vale por tres, literalmente, y sus columnas se pueden leer cada día en los diarios La Nueva España y El Faro de Vigo donde se publican sin foto, como nos ha pedido que salga esta entrevista.
Nuestro empleado del mes es modesto y sin motivo porque es uno de los mejores críticos de televisión, con más de 20 años de demostrada valía en la prensa diaria, sus columnas siguen sorprendiendo porque son originales, irónicas, imaginativas, siempre están muy bien escritas y no se recrean en la autocomplacencia. El libro La teoría de la rana ya recopiló hace algún tiempo algunas de sus mejores columnas y ahora lo hace, en tiempo real, el blog 625 ranas.


Por TELEpatético


-Tengo que confesarle que estoy demasiadas veces de acuerdo con sus columnas y que me parece de lo mejorcito que hay en el panorama de la crítica televisiva, ¿es grave?
Puede serlo. Yo mismo no estoy siempre de acuerdo con las cosas que escribo. Y otras veces no puedo saber si estoy de acuerdo o no porque al término de haber escrito la columna no sé muy bien qué he defendido en ella. Acepto que pueden estar bien escritas, más que nada porque llevo ya más de 9000. Pero de ahí a pensar que dicen cosas interesantes... Hay que saber distinguir ambas cosas.

-Desde cuándo y por qué es crítico de televisión. ¿Dónde publica sus columnas?
Pues empecé en 1992 en el periódico asturiano La Nueva España. Posteriormente la firma se extendió a otras cabeceras (Faro de Vigo, etc). Y desde hace unos 8 años todas las columnas salen diariamente en un blog llamado 625 Ranas que reconozco que tiene una acogida cada vez más importante. ¿Por qué empecé? Cada vez que estoy en blanco delante de la pantalla del ordenador me lo pregunto.

"Hemos pasado de la televisión ejemplarizante
a la televisión vulgarizante"


-¿Ha cambiado mucho la televisión y la forma de criticarla en este tiempo?
Muchísimo. Ambas cosas. De haber una única cadena (o dos) a haber cientos. De una audiencia masiva a una audiencia fragmentadísima. De la televisión generalista a la televisión de pago. De la televisión ejemplarizante a la televisión vulgarizante. Y la crítica también ha cambiado. De una crítica pegadita al programa concreto que se está comentando a una crítica que se apoya en los programas para ir por libre por donde le plazca.

-¿Ser crítico de televisión da para vivir o lo tiene que compaginar con otros trabajos?
Jajajajajaja, qué bueno...

-Una pregunta fácil, cogida de su propio blog: “¿Por qué tiene ese nombre tan raro, qué significa 625 ranas?”
625 eran las líneas que tenían las antiguas televisiones de tubo. En cuanto a las ranas... ¿Has oído la historia ésa de que si metes a una rana en una pota de agua hirviendo la rana pega un bote y escapa, pero si metes la rana en una pota de agua fresquita y empiezas a calentarla lentamente la rana termina muriendo cocida?

-¿Qué palabras intenta evitar en sus críticas?
Lamelibranquio, oclusión, fanerógamo y lúdicro


"¿Tú qué sabes si dudé o no al escribir algo?
Odio esa expresión
"


-Le digo esto porque en la columna sobre el 25 aniversario de Tele 5 no dudó en regalarles una buena tanda de palabras malsonantes al definirla como la cadena de la “mugre, pus, óxido, mocos, grasa, flemas…” ¿Debe de haber límite?
Cómo que no dudé... ¿Tú qué sabes si dudé o no? Odio esa expresión. Fulano hace algo y dice el periodista "Fulano no dudó en hacer algo". ¿Y si sí dudó? ¿Y si se pasó la noche en blanco sin saber si hacer algo o no? Recuerdo las terribles dudas que me consumían durante la escritura de aquella columna... No dormí durante días... No comí... Paseaba ausente por la ciudad mesándome la perilla... Mi hija me decía "papá, ¿qué te pasa?" y yo sólo balbuceaba "¿"flemas" o "babas"?". Cómo mola escribir dos comillas únicamente separadas por un signo de interrogación.

-¿Por qué lo que gusta a la audiencia no gusta a los espectadores?, ¿por qué Tele 5 o programas como Sálvame son los más vistos?
Yo iría más aún a la raíz de la pregunta. ¿Por qué lo fundamental de la relación de un espectador con un programa ha de ser el gusto? A uno le puede gustar una camisa de Zara, pero la valoración del capítulo de Salvados sobre el accidente del metro de Valencia debería ir más allá del gusto. El gusto, por definición, es tan banal... A mí qué me importa lo que le guste a la gente. Me gusta. No me gusta. Justamente la buena televisión -las grandes series, los grandes documentales o informativos, o incluso los programas de entretenimiento bien hechos- es aquélla que no se agota en si gusta o si no gusta, es aquélla que una vez despojada del gusto subjetivo que provoca sigue teniendo sustancia que valorar.

-¿Vivir fuera de Madrid, por aquello de la distancia, ayuda a sobrellevar mejor los toques de atención de las cadenas y los personajes aludidos o da igual y el único perjuicio es que no se puede sumar a la ronda de tertulianos de Zapeando y otros programas por el estilo?
Bueno, "televisión" alude a "ver de lejos". Aunque cuando miro por la ventana de mi casa y veo la luna estoy viendo mucho más de lejos que la manifestación de la Diada que veo en el televisor... Supongo que justamente por esta distorsión de las distancias que le es propia a la televisión no tiene mucha importancia vivir en Madrid o en provincias (aunque eso de Zapeando... conocer a Anna Simón...)

-¿Lee a otros críticos de televisión?, ¿quién le gusta o a quién no soporta?
Siguiente pregunta.



"Que Buenafuente se vaya a la tele de pago
es una buena noticia
"

-Hablemos de la tele actual. Buenafuente se va a la tele de pago, ¿y ahora qué hacemos?
Para mí fue una buena noticia. La tele de pago tiene otro tempo, una dependencia mucho menor de lo inmediato y lo sensacionalista. Es la tele de pago la que ha permitido que aparezcan las grandes series de televisión actuales. La gente con talento -y Buenafuente desde luego que lo tiene- debería estar toda en televisión de pago. O, mejor, en televisión concertada, es decir, en televisión de pago pero pagada por el Estado para que cada ciudadano puede ejercer su derecho de ver la televisión que quiera sin impedimentos económicos (un momento, creo que aquí hay una columna...)

-¿Qué le parecen los descubrimientos de Iker Jiménez sobre el accidente mortal de Félix Rodríguez de la Fuente? ¿No hemos tenido suficiente conspiraciones con Jesús Gil y Gil resucitado o la hija de Albano y Romina?
No sé de lo que me habla. No estoy seguro de querer saberlo. Mejor dicho, estoy seguro de que no querer saberlo.

-La chica de moda de la tele es Cristina Pedroche pero usted lamenta que “se repite y se repite y se repite como un bocadillo gamoso de morcilla”. ¿Qué otros personajes le han defraudado y a quiénes echa de menos en la tele actual?
No se me ocurre nada ingenioso que contestar a esta pregunta.

-Salvados es, según usted, “el mejor programa” de la tele actual. ¿Cómo hemos llegado a informarnos y tomar como bandera de la libertad de prensa y la información programas de entretenimiento como El intermedio o el mismo Salvados?
Ya, es un fenómeno interesantísimo. Vivimos una época de languidecimiento de los telediarios tradicionales y de auge de los informativos periféricos. Cambia, todo cambia...


"Hay documentales de animales de izquierdas y de derechas,
y programas de cocina liberales y socialdemócratas"

-En las críticas de televisión, en su caso y en otro, tampoco falta la crítica política. Usted mismo ha lamentado que Rajoy es un “veleta y traidor”, se ha reído de la enemistad de Cospedal y Aguirre y fue muy comentada su columna sobre ETA a cuenta del reportaje de Salvados. ¿El crítico de televisión debe hacer crítica política,  y si la hace responde a la línea editorial de su periódico o se echa al campo con sus opiniones?
En la vida todo es política. Y en la televisión más todavía. La crítica se hace desde un punto de vista que tiene siempre una dimensión política más o menos evidente. Hay documentales de animales de izquierdas y de derechas, y programas de cocina liberales y socialdemócratas. A veces se piensa que la crítica televisiva siempre será blanca e inocua. Es maravilloso cuando eso lo piensa el director de tu periódico y te deja escribir todo lo que te sale de las narices.

-El Gobierno está a punto de conceder nuevas licencias de televisión. Dígame qué espera de ellas y qué balance hace de los nuevos canales de la TDT, que ya no son tan nuevos…
No creo que nadie espere nada especial. El desinterés generalizado por la TDT ha alcanzado ya un nivel asintótico que no va a variar por media docena de cadenas nuevas.

-Una duda, ¿Le han perdonado sus lectores por destriparles el final de la temporada de Juego de Tronos?
Los lectores, sí. Soy yo el que no me lo he perdonado todavía. Estaba seguro de que ya se había emitido ese capítulo en España. Como expiación de tan grave pecado, promoveré un Tratado Internacional de Regulación de Spoilers al que podrán adherirse críticos, blogueros, medios y organismos públicos. Estate atento a las columnas de las próximas semanas.

-Y una última, para ejercitar la autocrítica. ¿Cómo valora su trabajo? ¿Se arrepiente de alguna cosa que ha escrito? (...y no vale decir el spoiler de Juego de Tronos ni de ninguna otra serie.)
Estoy muy orgulloso de mi capacidad de crítica y análisis televisivo. Especialmente de aquella columna tras el estreno de Médico de familia en donde pronostiqué que la serie sería un fracaso y duraría pocas semanas.

FICHA PERSONAL
-Nombre y apellidos: Antonio Rico
-Lugar y fecha de nacimiento: Asturias, mediados de los años 60
-Primer recuerdo televisivo: Los Chiripitifláuticos. Eso sí que era televisión...
-Qué le hace apagar la tele: Un botón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy pero que muy buena entrevista. Se nota por parte del entrevistado y del entrevistador. Felicito a los dos.

TELEpatético dijo...

-Anónimo, gracias por la parte que me toca pero el mayor mérito es del entrevistado.

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *