Ads 468x60px

Quiero un TP de Oro (aunque no sea de oro)

No tengo 4.999 euros disponibles para darme el capricho de tener un Goya en el salón de casa sin rodar una película ni formar parte de ningún equipo. Lo veo ahí en el escaparate del Cash Converters y me da cosica, ahí tan triste y solo. Si me hubiera tocado la lotería de Navidad (sin necesidad del premio gordo) ya tendría un nuevo antojo y acudiría a su rescate. Qué mierda es ser pobre.

Pero también me asalta una pregunta: ¿Alguien tiene un TP de Oro acumulando polvo que me quiera vender o, aún mejor, regalar? Juro que jamás lo verán en una tienda de segunda mano. Juro que lo cuidaría bien. Juro que jamás me desharía de él.

Aclaración: Los TP de Oro no son de oro y ninguna vez lo han sido; han tenido muy diversas formas, desde una placa a distintas formas de estatuilla, así que no es por el valor económico. Un día oí a Mayra Gómez Kemp decir que se había desecho de todos su premios y casi me lanzo a por su cubo de basura, pero ya era tarde. Para espíritus generosos o con ganas de vaciar trasteros (o llenar el mío), así son los cuatro modelos de TP de Oro existentes:




No hay comentarios:

No se vayan todavía, aún hay más...

Contacta con TELEpatético. Rellena el formulario y me llegará tu mensaje.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *